Mediación Intercultural

En este sXXI, en el que convivimos en un mismo territorio personas de diferentes culturas, razas o religiones, se hace necesaria la figura del mediador intercultural para acercar posturas y hacer que las partes en conflicto se entiendan. Cada cultura tiene sus propias normas de conducta, y a veces chocan unas con otras y las personas se ven metidas en conflictos a priori difíciles de solucionar, ya que en la mayoría de las ocasiones hasta el lenguaje es una barrera para el entendimiento entre las personas. Un mediador intercultural ha de conocer los lenguajes, no sólo verbales, sino también no verbales de cada cultura para gestionar con éxito la mediación.