Pareja

Cuando una pareja decide poner fin a su relación se inicia un proceso no sólo legal, sino también emocional e intenso, y muchas veces doloroso para ambas partes y para los hijos, en caso de que los haya. Mediante el proceso de mediación familiar, con la ayuda de un tercero imparcial y neutral, se busca facilitar la comunicación efectiva entre ambos con el fin de gestionar el conflicto de forma positiva llegando si es posible a acuerdos satisfactorios para ellos.


Como todo proceso de mediación es totalmente confidencial y voluntario, lo que ayuda a que los acuerdos a los que se lleguen perduren en el tiempo ya que han sido logrados por las partes y no por un tercero que decide por ellos.

Intergeneracional

La mediación intergeneracional es un tipo de mediación que se da entre personas de una misma familia que se encuentran en etapas evolutivas diferentes, es decir, padres e hijos, padres y abuelos, nietos y abuelos… Se trata de ayudar a las partes a que su comunicación sea positiva y efectiva, evitando así la posible ruptura de los lazos familiares. A modo de ejemplo, y sin que sean las únicas situaciones conflictivas que pueden darse dentro de la familia, vamos a ver algunas de ellas: Presencia de personas mayores y/o dependientes. Los cuidados que necesitan aquellas personas dependientes, bien por edad o bien por discapacidad, son motivo de tensión entre las personas cuidadoras cuando éstas son de la familia, ya que en muchas ocasiones los cuidadores han de renunciar a ciertas parcelas de su vida ( hobbies, tiempo libre, tiempo para sus hijos y/o pareja…) por el cuidado de los ancianos y/o dependientes.


A través de la mediación tratamos de encontrar ese equilibrio entre las distintas generaciones y miembros diferentes de la familia para llegar a facilitar lo bueno de las generaciones anteriores y los cambios que se vienen produciendo en las nuevas generaciones.


Entre padres o tutores con sus hijos especialmente en la edad adolescente. La adolescencia es una de las etapas más bonitas y difíciles por las que pasa un ser humano. En esta etapa de nuestra vida nos definimos como personas y nuestra relación con nuestros padres o tutores en muchos casos se ve afectada negativamente, siendo normalmente problemas de comunicación, de gestión de emociones o formas de resolución de conflictos los temas más frecuentes a tratar en la mediación.