Sabemos que los conflictos forman parte de nuestra vida diaria y el mundo del deporte no es una excepción. Por poner un ejemplo, ¿ cuántas veces no hemos oído que la directiva no está conforme con el rendimiento de un entrenador, o que éste no está de acuerdo con el comportamiento de algunos de sus jugadores, o que los deportistas se sienten poco valorados por un club, o que los padres piensan que sus hij@s no juegan lo suficiente? Los conflictos con los que nos podemos encontrar puede ser de carácter laboral por ejemplo aquellos que están relacionados con temas de contratos ya sean orales o escritos, de carácter penal, cuando existen agresiones y lesiones de por medio, o de carácter civil, que son los más frecuentes y se refieren aquellos conflictos de naturaleza privada.


Como en otros ámbitos, el mediador actúa como facilitador de la comunicación entre las partes permitiéndoles que puedan llegar acuerdos satisfactorios para todos ellos y en ningún caso el mediador actúa proponiendo soluciones al conflicto, sino que facilita que sean los propios implicados los que lleguen a ese acuerdo, reduciendo el tiempo y los costes asociados que lleva la vía judicial así como mejorando la relación entre las partes.