CORRESPONSABILIDAD DOMÉSTICA-FAMILIAR

La corresponsabilidad es una asignatura pendiente, imprime color en las relaciones cuando las tareas son compartidas, enseñadas y realizadas; cada cual con sus capacidades, valorando y teniendo en cuenta el desarrollo y las etapas evolutivas de quienes la realizan.

Los tipos de familias han cambiado bastante; todo evoluciona muy rápido y también la manera de relacionarnos y de convivir. Es necesario actualizar instrumentos de intervención en los conflictos familiares y con ello promover la corresponsabilidad, en el reparto de tareas, en la manera de cooperar, colaborar, participar…fomentando el respeto, la tolerancia, la comunicación en las relaciones interpersonales.


Las responsabilidades, tareas del hogar suelen recaer mayoritariamente en la mujer a pesar de incorporarse al mercado laboral, son agentes asistenciales en los hogares, cuidadoras poco consideradas. Duplican sus esfuerzos en ámbitos laborales y familiares. Hay que fomentar la corresponsabilidad entre los miembros de la familia, sensibilizar y formar a adultos e infantes corresponsables, necesario para la igualdad. La igualdad, equidad, tolerancia….que tanto se pregoniza ha de partir de una temprana edad si queremos que se cambien o modifiquen las actitudes sexistas….

La prevención de la violencia de género nace desde la familia, educando a cada un@de los miembros del hogar, desde la inclusión, la diversidad, las diferencias… La educación que se ofrece a l@s hij@os ha de ser igual para tod@s. Ahí es donde se madura la igualdad, el respeto, la empatía, la escucha activa…De todo ello se beneficia la sociedad en general

Las viviendas son espacios donde se establecen vínculos de afecto, colaboración y aprendizaje. Apenas disponemos de tiempo para sentirnos personas que fluyen, que conversan, que disfrutan; pero si disponemos de algún tiempo lo dedicamos a limpiar y organizar. Apenas queda tiempo para descansar y dormir. La repetida frase de «No he dormido apenas, he dormido fatal, no tengo tiempo para nada, mi casa parece una leonera, tengo todo por medio, puff la ropa me llega al techo, no tengo tiempo ni para planchar”. Las tareas escolares, las extraescolares, las academias, el conservatorio, el deporte, los cumpleaños… L@s niñ@s. Apenas establecemos relaciones adecuadas porque no hay tiempo para casi nada, corriendo de aquí para allá, casi taxistas profesionales.

Estamos tan cansados que no tenemos tiempo para hablarles y/o escucharles. Las mamás y papás trabajan casi todo el día. Cansad@s. Y en las casas hay que realizar tareas… L@s hij@s además de clase suman más actividades, deberes…también cansad@s. Desayunas, comer, merendar y cenar rápido. Recoger rápido, ducharse rápido, dormir rápido… VOLVER A EMPEZAR.